Si, eso de que hay que organizarse está genial, pero…

¿por dónde empiezo?

La mayoría de vosotros empezáis un proyecto paralelo (ahora esos culillos inquietos se hacen llamar side hustlers), con el calendario en blanco, el cuaderno de notas desordenado, una lista de tareas interminable y con un lío de narices sin saber por dónde empezar.

Al comenzar un proyecto con el que pretendemos buscar una reinvención profesional o una segunda fuente de ingresos, no vamos encontrarnos con pocas dudas. Si cabe habrá muchas más incógnitas, y preguntas que resolver, lo importante es que “la mesa esté despejada“ para poder ir haciendo nuestro trabajo poco a poco…

“Vísteme despacio que tengo prisa”

Una de las cosas que siempre recomiendo es que debemos evitar ir todo el día como “pollos sin cabeza”, cada vez que surgen nuevas cuestiones que desequilibran nuestro plan de acción. Por cierto, me encanta esa expresión, la uso muy a menudo por lo gráfica que es.

Yo siempre planteo una serie de cuestiones al inicio del proyecto para que puedas tener la foto de salida y puedas empezar a trabajar en los diferentes aspectos de forma organizada.

Te las resumo aquí para que puedas hacerte la foto del tuyo:

 

#1 FASE DE INFORMACIÓN

En esta fase te toca investigar todo lo relacionado con tu idea y su validez. Desde investigar si lo que se te ha ocurrido se le ha ocurrido a alguien más y tienes nicho de mercado, a si necesitas un plan de negocio, y descubrir en líneas generales en qué consiste.

Es una fase muy amplia, que puede alargarse todo lo que creas conveniente, aunque no te recomiendo que te líes mucho. Si tienes tu idea clara, busca apoyo de asesores para emprendedores. en los últimos años se han extendido mucho las redes y seguro que en tu ayuntamiento hay alguna oficina que te puede asesorar.

En Madrid por ejemplo han puesto el portal de Madrid Emprende

Si no tienes la idea clara, define lo que si tengas seguro, y lo demás se irá aclarando poco a poco según vayas avanzando.

Decide si quieres el formato “start up” o el formato “modelo de negocio”. Las diferencias entre ambos son bastante grandes.

Básicamente el primero está basado en una idea que no tiene mercado y vamos a ver si lo habría y la segunda en una idea que, sí lo tiene, y vamos a ver si nos funciona a nosotros. Hablaremos de ello en detalle más adelante.

#2 PLAN DE OBJETIVOS A CORTO/MEDIO/LARGO PLAZO

En esta fase, piensa bien en la disponibilidad de tiempo que tienes, no es lo mismo dedicarle tres horas a la semana al proyecto que tres días, por los que corto plazo no será lo mismo en el primer caso que en el segundo.

Sé realista, no se tarda lo mismo en la fase de definición de objetivos que en la fase de creación de una web, -sin ir más lejos en eso fallé yo, me quedé corta-.

Y tampoco es lo igual, hacerlo todo uno mismo, que contratar los servicios de un profesional.

Si para crear una sociedad unipersonal, por ejemplo, voy a hacer yo todo el papeleo, pues tardaré más que si me lo hace un abogado, está claro.

Distribuye los objetivos en tres bandas de tiempo según sean posibles o necesarios a corto, medio, o largo plazo.

En cualquier caso, sé flexible, si se retrasan los plazos que tenías pensado, no desesperes, es normal, siempre que esté dentro de lo razonable, aunque intenta cumplirlos para que salga el proyecto, relativamente rondando las fechas que habías planteado en un principio.

Si decides que pones a la venta tu primer calcetín en una fecha, pues ponlo, aunque tu tienda web no esté perfecta, ya la irás puliendo, los detalles se van perfeccionando con el tiempo, y más en el ámbito digital, ya que las webs, sobre todo, son muy dinámicas. Ojo, eso no significa que no tenga que hacerse con cariño, las cosas hay que hacerlas bien. Sin procrastinar.

#3 JERARQUIZACIóN DE PRIORIDADES

Una vez tengas esbozados tus objetivos, lo siguiente en la lista que no te puedes saltar el la jerarquización de prioridades.

Porque no es lo mismo urgente que importante, aunque muchas veces lo confundamos.

Yo te doy dos consejos que a mí me funcionan:

  1. Elige tus batallas bien elegidas, y emplea el tiempo en las tareas que, aunque te quiten tiempo, aporten cosas a tu proyecto.

  2. Si hay alguna tarea sencilla o compleja, que puedes delegar sin que te suponga un desequilibrio económico muy grande, delega; el tiempo es ultra valioso, y vale más invertirlo en cosas que te aporten felicidad que en tareas que te aporten estrés.

Así que, estudia bien en qué inviertes tu tiempo, y como bien dice mi padre, sé

“un retalero del tiempo”…

#4 TANTEO DE RECURSOS NECESARIOS/DISPONIBLES

Esta también es una fase principal que no te puedes saltar.

La mayoría de los side hustlers no disponen de recursos cuando empiezan con las andadas de su nuevo proyecto, por lo que el tema de recursos es sencillo. Ninguno.

Hoy en día hay bastantes herramientas en internet que te permiten probar la versión básica sin coste, y bastante completita, sin necesidad de ampliar a planes de pago. Por lo que empezar sin coste es posible.

Puedes descargarte mi lista de recursos básicos gratuita aquí.

A medida que se va creciendo, los recursos se van ampliando y las necesidades aumentan, así que conviene hacer una planificación previa de por dónde pueden ir los tiros, o por dónde nos gustaría que fuera la cosa, para que luego no nos pille el toro.

Por ejemplo, si quiero montar una academia de idiomas, pues sé que necesita una infraestructura fija y un gasto para personal mínimo, que tendré que tener en cuenta.

Un primer acercamiento sería hacerse una idea de gastos fijos (que no dependen de lo que vendas o produzcas) y gastos variables (que si dependen de lo que vendas o produzcas, a más calcetines vendidos, más gasto en cajas de embalaje, por ejemplo) e ingresos fijos (si tienes servicio de suscripción, por ejemplo) y variables (por ventas que no sabes cuándo vendrán).

Como los gastos puedes saber cuáles son, pero los ingresos no tienes ni idea al principio, sólo puedes hacer planificaciones de expectativas y objetivos. Que están precisamente para servirte de baremo dentro de 6 meses, un año o tres años, para saber si estas en la línea de lo que creías, o te has desviado.

Para todo el tema de ingresos y gastos dedicaremos mas posts, no te preocupes.

5# IDENTIFICACIóN DE POSIBLES PROBLEMAS

Para finalizar, pero no por ello es menos importante, tienes que dedicarle un buen rato a pensar en que pasaría si

Imaginarte ese escenario más temible y temido, en el que no te gustaría encontrarte, y qué podrías hacer si llegara a ocurrir.

Es un ejercicio de previsión, y para que no te pille desprevenido.

Además, forma parte de la flexibilidad que tienes que darle a tu proyecto, para que seas capaz de reaccionar ante la adversidad, y cambiar de ruta si las circunstancias lo exigen.

Por ejemplo, ¿qué harías si no te llega el pedido del proveedor que tenías previsto para la entrega en la apertura de tienda…? o ¿qué harías si la web no está lista para la fecha en que habías prometido a tus clientes una oferta especial…? Pueden darse mil circunstancias diferentes durante el camino que habrás de ser capaz de sortear, sin perder la calma ni la cabeza.

Una buena manera de identificar problemas es preguntar a alguien que ya haya estado donde tú estas ahora. Siempre hay gente que ha cometido errores de los que ha aprendido antes que tú, y que te pueden aportar buenas ideas para enfrentarlo o esquivarlos.

Esta gente hace encuentros encaminados a eso

https://fuckupnights.com/

Son geniales, y muy divertidos en su enfoque. Yo he ido a alguna de sus noches, y siempre habla gente de experiencias en primera persona.

En fin. La idea es ponerse en marcha, paso a paso, organizándose, pero buscando el camino para que tu idea vaya tomando forma de la manera más lógica posible, apoyándonos en nuestra creatividad y la experiencia de los que nos preceden, para resolver los problemas que vayamos encontrando.

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *